Nacional  /  Estados
0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Brotan campamentos de migrantes en Ciudad

Decenas de migrantes suelen dormir en el estacionamiento de Soriana ubicado entre Colón y Bernardo Reyes. Crédito: Alejandro Garza
La ola migrante en Monterrey ha arreciado en las últimas semanas y ya se nota en el paisaje regio.
domingo, 15 de octubre de 2023
Por: Oneida Tovar, Uriel Vélez, Paulina Sánchez y Regina Vega
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Agencia / Reforma

Monterrey, México (15 octubre 2023)

La ola migrante en Monterrey ha arreciado en las últimas semanas y ya se nota en el paisaje regio.

Campamentos improvisados brotan cerca de la Central de Autobuses, bajo el Metro y hasta en los estacionamientos de tiendas de autoservicio.

Directivos de casas migrantes reportan operar al máximo de su capacidad y afirman estar habilitando a marchas forzadas capillas y nuevas áreas para el descanso de personas que llegan principalmente de Venezuela, Cuba, Honduras, Nicaragua y El Salvador.

Mientras tanto, migrantes varados en la Ciudad han improvisado en zonas públicas refugios con cajas de cartón, madera y plástico, en donde duermen dos o más personas.

El camellón debajo del Metro que divide los carriles de la Avenida Colón ha sido ocupado por decenas de ellos.

Para muchos, la Central de Autobuses es el único refugio que tienen, y pasan la noche entre colchonetas, cartones y cobijas, aunque la Policía llega a quitarlos.

"Pasamos la noche aquí ayer, pero nos quitan y luego uno se vuelve a poner, porque uno no conoce", dijo Jennifer Rodríguez, de Venezuela. "¿Dónde más nos vamos a poner?".

El campamento afuera de la tienda Soriana en Colón y Bernardo Reyes es más notorio en las noches, por la cantidad de personas que duermen en el piso cubiertas con cobijas.

Durante los días lluviosos o cuando baja la temperatura, como ayer, pernoctan en el acceso principal a la tienda, que es una zona techada.

"Muchos no quieren ir a los albergues, porque en otras ciudades les han robado", dijo Leo, un joven que llegó hace dos días a la Ciudad.

Casa Monarca, refugio en Santa Catarina, está a su capacidad máxima de 80 personas, y en días pasados se adaptó una capilla para recibir hasta 120.

Tiene un área en construcción para otros 40.

El Padre Luis Eduardo Zavala, a cargo de ese albergue, dijo que el 80 por ciento de los migrantes es de Venezuela.

"Estamos saturados", señaló, "de repente hablamos a las otras dos casas de migrantes para ver si pueden recibir gente y nos dicen que están igual que nosotros.

Acabamos de abrir la capilla y ahí tenemos cinco literas y ahí están durmiendo".

En Casanicolás, otro de los refugios, actualmente hay 140 huéspedes de los 120 para los cuales está habilitado, confirmó Nelly Morales, directora del lugar.

"Con colchones y catres hemos estado atendiendo hasta 180 personas aproximadamente en días pasados".

En Casa Indi, de las mil camas disponibles 600 están ocupadas, pero alrededor del refugio hay migrantes que pernoctan en medio del frío y la lluvia.

El trayecto para los migrantes implica caminar miles de kilómetros para llegar a Estados Unidos, y en Nuevo León sólo esperan tomar un autobús que los deje en la frontera.

Aunque Panamá y Guatemala han sido de los tramos más pesados, nada se compara con lo difícil que es cruzar México, afirman.

"Cuando llegamos a México fue la verdadera pesadilla", indicó Milagros Narvae, atendida en Casa Monarca.

"Los dueños de los autobús nos hacían bajarnos y caminar, nos robaron los federales", agregó.

"Ahora trabajo aquí en Nuevo León de guardia de seguridad y en este albergue nos tratan muy bien".

 

Opina sobre este artículo

Nombre   Email  
Título
Opinion

Otras Noticias